Publicado el

El taller de reparación de equipos y su relación con el buzo

El taller y el buzo

Cuál es la función del taller? Cómo brindar un servicio de calidad a un equipo de soporte de vida?

Tener un taller que brinde mantenimiento de equipo son parte integral de una escuela de buceo; sin embargo, hoy en día muchas escuelas contratan talleres especializados que hacen el trabajo por ellos y, estos se ocupan de prestar servicio a varias escuelas.

Independientemente de las circunstancias, hay puntos importantes; primero, los instructores y escuelas deben educar al cliente en el manteniendo preventivo del equipo.

Regulador a pistón en mal estado
Regulador a pistón en mal estado

Segundo, el equipo debe ser revisado al menos una vez al año o según las indicaciones del fabricante.

Con regularidad el técnico cambiará las piezas necesarias y limpiará el equipo para un funcionamiento óptimo. En la generalidad de los casos, los fabricantes estiman que cada año se cambien piezas y juntas tóricas de las segundas etapas del regulador. Así también se verifica que la primera etapa funcione dentro de los parámetros establecidos por el fabricante así como mangueras y manómetro.

No necesariamente al regulador se le cambian piezas.

Cada dos años se cambien piezas y (o-ring) juntas tóricas de la primera etapa según las indicaciones del fabricante, y si es necesario.

Todo el proceso debe seguir las indicaciones del fabricante.

Les recuerdo que el buceo es una actividad intensa en el uso de equipo; gracias a este podemos sumergirnos, lo que lo transforma en un sistema de «soporte de vida».

Si bien la tecnología pocas veces falla catastróficamente, este debe ser mantenido y cuidado para que esto no suceda (más aún cuando es usado en aguas de mar) .

El filtro del aire como sospecha que el regulador necesita mantenimiento.

El filtro del aire es una pieza que regularmente para los buzos pasa desapercibida y este (el filtro) al taparse, y bajo una presión de 200 bares hace que las impurezas o materias suspendidas en el cilindro atraviesen el filtro y entren en el sistema pudiendo el buzo respirarlas o dañando componentes internos del regulador.

Así el filtro es un indicativo del estado de conservación del regulador, si el buzo ve que este cambia de color o se torna verde antes de su revisión anual, es tiempo de llevarlo al taller.

Ya aclarado el deber e importancia del mantenimiento del equipo, discutamos cuál es el deber del taller.

El técnico, comúnmente se consigue con casos en donde es muy difícil separar las piezas externas o internas del regulador por el estado de corrosión de las mismas. En esos casos es deber de la escuela de llamar la cliente e informarle que durante el procedimiento de despiece, es posible romper algunas piezas y el cliente debe dar su consentimiento en continuar, pues cualquier pieza rota el cliente debe de reemplazarla.

Es importante que el técnico use los manuales y las herramientas justas al modelo del regulador, además de los químicos aprobados por el fabricante para su limpieza y ensamblaje.

Por otro lado, el taller debe cobrar el dinero adecuado y no subestimar su trabajo pues parte del dinero recaudado sirve para que el taller posea las herramientas, manuales y educación necesaria para que este siga prestando un servicio de calidad.

El técnico también debe llevar un registro de los clientes y seriales de los equipos a los cuales les presta servicio, e inclusive algunos talleres como el mío, se llevan registros fotográficos de los equipos, lo que permite tener justificativos en caso de reclamos o demandas.

Un informe también es apropiado para ser entregado al cliente, así este puede llevar un control de su mantenimiento.

Si tienen alguna duda, escriban que con mucho gusto les respondo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.